Mañana de niebla, tarde de paseo


21/03/2017

Juan José Villena

Redactor



Niebla densa esta mañana en el Carraixet a su paso por Alboraia. Foto de Vicent Climent.

 

Se avecina otro día de "tape y destape". Esta madrugada ha vuelto a ser fresca, e incluso fría en las comarcas del interior. En esta ocasión no ha helado en ningún observatorio pero han sido muchas las localidades que han bajado de los 5ºC. Ademuz (AEMET) ha registrado una temperatura mínima de 2.6ºC, Vistabella del Maestrat de 3.3ºC, Benavites de 4ºC y Atzeneta del Maestrat de 4.6ºC (red AVAMET). En el litoral el mercurio ha quedado anclado en torno a la marca de 10ºC.

Este mediodía, en cambio, volverá a ser muy agradable. Las máximas serán calcadas a las de ayer. Las comarcas litorales se plantarán en los 20ºC y el prelitoral fondeará la veintena. En municipios como Ontinyent u Orihuela se prevén registros cercanos a los 25ºC.  El cielo, tras las brumas y los bancos de niebla matinales, presentará grandes claros. Esta tarde únicamente se divisarán algunos cúmulos en el interior norte que difícilmente dejarán precipitaciones. El viento soplará flojo y variable con brisas.

Mañana el cielo presentará intervalos nubosos, más abundantes y compactos en puntos de montaña. Por la tarde, de forma aislada, se podrán registrar algunos chubascos débiles en las comarcas del interior. En el resto serán poco probables. Las temperaturas se mantendrán sin cambios o subirán un pelín en las comarcas litorales; en el resto registrarán un ligero a moderado descenso. El viento soplará moderado de componente oeste.

En la jornada del jueves el aire polar marítimo ya estará bien asentado en la vertiente mediterránea peninsular y las temperaturas caerán en picado. A lo largo de la madrugada helará en puntos altos del interior y por el mediodía las máximas rondarán los 15ºC en el prelitoral y el litoral. El sol alternará protagonismo con nubes que desfilarán de oeste a este descargando, de forma irregular, algunas precipitaciones débiles. La cota de nieve descenderá hasta los 1000 metros. El viernes, salvo que hayan cambios de última hora, continuará por los mismos derroteros: ratos de sol, otros de nubes y chubascos intermitentes. La chaqueta volverá a ser indispensable.