¿Qué es el rocío? Y la escarcha, ¿cómo se genera?


27/12/2016

Juan José Villena

Redactor


Rocío en la vegetación
Vegetación empapada por el rocío al amanecer. Fotografía de Pixabay.

 

Muchas noches y mañanas las aceras, las superficies vegetales y los coches yacen empapados sin causa aparente por un fenómeno que, de oídas, sabemos que se llama rocío. Estas gotitas diminutas se suelen achacar, acertadamente, a la humedad y se presupone que "caen" de algún sitio, pero el proceso requiere de alguna que otra circunstancia más.

El rocío aparece en días con cielo despejado y viento en calma. En estas condiciones el suelo rápidamente pierde calor, normalmente por radiación, y al descender su temperatura enfría la capa de aire que está en contacto con él. Si la temperatura atmosférica desciende por debajo de su punto de rocío, el vapor de agua se condensa en pequeñas gotitas que adquieren el nombre, valga la redundancia, de rocío.

Este proceso, que ocurre en una franja de aire de apenas unos milímetros de espesor e inmediata a la superficie, puede actuar de dos formas. La más corriente es por difusión de vapor de agua desde el suelo hacia arriba, hasta el aire que contiene las temperaturas que lo condensan. Esto sucede cuando el viento es muy débil, inferior a 1 m/s.

Cuando el viento es un pelín mayor, en torno a 3 m/s, el vapor de agua desciende desde la atmósfera hasta la superficie fría, donde se depositan las gotitas de agua condensadas. Si el viento sopla con un poco más de intensidad el contacto del aire con el suelo, o con los objetos fríos, es mucho menor y no logra enfriarse lo suficiente para formar el rocío.

La escarcha se forma por el mismo proceso pero en superficies con temperaturas inferiores a los 0ºC. Así se crea una masa de hielo cristalina que puede adoptar aspectos muy variados: escamas, agujas, plumas o abanicos. En ocasiones el suelo amanece blanco, con un aspecto parecido al de la nieve, pero el cielo azul pone en evidencia a la escarcha. Los agricultores suelen llamar a este fenómeno "helada blanca". 

Climatología, de José Mª. Cuadrat y Mª Fernanda Pita.

Rocío y escarcha, Lorenzo García de Pedraza (Divulgameteo).