Divulgación

Rocío en la vegetación
27/12/2016. Muchas noches y mañanas las aceras, las superficies vegetales y los coches yacen empapados sin causa aparente por un fenómeno que, de oídas, sabemos que se llama rocío. Estas gotitas diminutas se suelen achacar, acertadamente, a la humedad y se presupone que "caen" de algún sitio, pero el proceso requiere de alguna que otra circunstancia más.

La Tierra y el sol. Fotografía de la NASA.
08/03/2016. Imagínense el planeta partido en dos de norte a sur: una mitad iluminada y la otra sumida en la oscuridad. Esto sucede el 22 o 23 de septiembre y el 20 o 21 de marzo. Tal instante se denomina equinoccio, aequinoctium en latín que significa «noche igual», y marca el inicio de la primavera y el otoño.
La Cava Gran de Agres
08/03/2016. En pleno calentamiento global la Comunidad Valenciana cuenta con unos viejos colosos que hablan de inviernos gélidos y de nieve perpetua en las sierras: los pozos de nieve. Testigos con un doble muro de piedra, aproximadamente 15 metros de profundidad y 10 metros de diámetro que, a duras penas, aún se animan a mantener vivo el legado del negocio de la nieve.
28/12/2015. En los últimos días la primera borrasca de la temporada otoñal, que climatológicamente arranca el 1 de septiembre, ha dejado lluvias intensas en Galicia, rachas de viento superiores a los 100 kilómetros por hora en Asturias y muchas noticias con titulares que han zarandeado el ámbito académico. Ciclogénesis explosiva, ¿o no?
19/10/2015. Ayer muchos medios de comunicación recordaron la Pantanà de Tous, un episodio de Gota Fría catastrófico que acabó anegando las comarcas de la Ribera Alta y la Ribera Baja en menos de 24 horas en 1982. Sin embargo, detrás de estas fechas hay otra gran inundación olvidada que arrasó muchos pueblos del sureste de la Península Ibérica. El 19 de octubre de 1973 la España más seca se ahogó.
19/09/2015. Según organismos estatales y mundiales del ámbito de la meteorología y climatología, las evidencias de un fuerte episodio de “El Niño” para este verano 2014 son más que evidentes. Según la Organización Mundial de Meteorología, en su comunicado de prensa 993, dice que hay un 60% de probabilidad de que durante el verano se instale un fenómeno de “El Niño”, aumentando esa probabilidad entre un 75-80% durante el otoño y el invierno.